Las nuestras


Llama a reactivar la democracia estancada
Presenta Sergio Aguayo sus nuevos libros
Por Sara Mata
14/Septiembre/2011
1323135271.png
Sergio Aguayo lleva más de cuarenta años analizando –desde la academia y el periodismo- e incidiendo –desde diversas organizaciones sociales- en la transición democrática en México.

Vivió, como muchos, el quiebre de nuestro sistema autoritario en 1968 y las primeras reformas electorales que dieron paso a la pluralidad partidista y a la competencia en las elecciones.

Tomó parte de uno de los mayores movimientos de involucramiento ciudadano en las elecciones como lo fue Alianza Cívica y fue actor en la negociación política entre diversos opositores en las históricas elecciones del años 2000.

Ha vivido e historiado estos procesos y se ha desencantado, como tantos de nosotros, con los resultados de nuestra democracia. Pero en los últimos años, emprendió un esfuerzo de sistematización y análisis de nuestra larga e inacabada transición. Quiere ofrecer una explicación a la pregunta “generacional”, la llama él, ¿en qué nos equivocamos? Riguroso pero alejado de los cánones académicos, reúne sus respuestas en dos libros que este martes 13 de septiembre presentó en la Universidad Iberoamericana.

Se trata de los títulos Vuelta en U. Guía para entender y reactivar la democracia estancada (Taurus, 2010), y La transición en México. Una historia documental, 1910-2010 (El Colegio de México-Fondo de Cultura Económica, 2010) que despliegan la respuesta central de Sergio Aguayo: “fallamos cuando creímos que con lograr unas elecciones limpias y con el federalismo era suficiente”.

La presentación de los libros estuvo a cargo de Iovana Rocha Cano y Luis Miguel Rionda, académicos de la Universidad de Guanajuato y la Iberoamericana quienes entresacaron de las obras, los pasajes más significativos en su lectura y describieron en general el esfuerzo investigativo del autor.

Sergio Aguayo completó la presentación hablando sobre por qué a pesar de todas las frustraciones que nos reporta nuestro sistema político, partidista y electoral, él considera que los ciudadanos interesados en participar en la vida pública estamos, comparativamente hablando, mejor que hace unas décadas.

Para participar hoy, sostiene Aguayo, tenemos más acceso a información pública, vivimos una profunda revolución de valores, contamos con una legalidad incipente, nos liberamos del miedo a dar una opinión política y hay libertad para que los ciudadanos se organicen.

En medio de la guerra contra el crimen en el que muchas partes del país están inmersas, y que según el autor se prolongará por al menos otros 10 años, en el futuro inmediato y a largo plazo, veremos dos ejes articuladores de los movimientos sociales: el primero son los movimientos contra el urbanismo salvaje y el segundo el movimiento de las víctimas del crimen y la violencia.

Seguir produciendo conocimiento sobre los procesos sociales y políticos que necesita nuestra democracia, y participando más allá de lo electoral, constituye uno de los retos que las nuevas generaciones deben abordar para no volver a equivocar el rumbo, concluyó el autor.
DEJANOS TU COMENTARIO
1456374297.png
1321493145.gif
1381429645.jpg
1321493278.png
1321493200.png