Consejos Ciudadanos


Lucha contra la cultura machista.
Al frente del Consejo Municipal de la Mujer, Virginia Magaña Fonseca, busca ayudar a las mujeres víctimas de violencia.
Julio César Salas
10/Enero/2014

Existen dos maneras de ver el mismo problema: una de ellas es alarmarse por las 26 mujeres que fueron asesinadas en León durante el año pasado y que cerca de la mitad de la población femenina sufre algún tipo de violencia; y la otra es enfrentar la situación y comenzar a trabajar en ello.

El 4 de marzo del 2013, la Presidencia Municipal conformó el consejo directivo del Instituto Municipal de la Mujer que está integrado por 13 miembros, de los cuales, siete de ellos son expertos en la materia

Tan sólo la presidenta, Virginia Magaña Fonseca, se ha desempeñado por más de una década en el área de psicología clínica y su primer trabajo una vez que se graduó fue en la atención a mujeres en situación de violencia.

La pregunta es casi obligada: es fácil ser mujer en una ciudad donde por 24 años se vivió una política conservadora y que desde el punto de vista de la mayoría de las mujeres se minimizaron las problemáticas de género.

Para Virginia Magaña Fonseca la respuesta es clara: no es fácil ser mujer en León.

"Es una pregunta muy subjetiva porque se puede responder desde una experiencia muy personal, sin embargo entiendo la pregunta que es en contexto de León, Guanajuato, que es el Bajío, en un contexto muy conservador.

"Entonces, esto trae una cultura muy machista, conservadora, que fomenta una cultura en donde el hombre predomina en todos los ámbitos: políticos, empresariales, etcétera; y yo creo que ser mujer en León pues no es sencillo porque se tienen que romper varios paradigmas en la estructura social".

En ese sentido, dijo, las mujeres han trabajado para abrir espacios y una muestra de ello es la presencia de una mujer al frente de la administración municipal.

"Independientemente del partido político que representa, el hecho de que una mujer, en este caso Bárbara Botello, esté al frente de la Presidencia de León, de una ciudad conservadora, habla mucho del avance que se tiene.
"Sin embargo seguimos teniendo una problemática muy fuerte, tenemos dificultades para ganar espacios, y cuando me refiero a espacios son de cualquier tipo".

El 51 por ciento de los habitantes de León son mujeres, de ese total, el 49 por ciento sufre algún tipo de violencia que se fue acrecentando con el paso del tiempo.

Y es que para la presidenta del Consejo del Instituto Municipal de la Mujer, las políticas públicas para frenar la violencia contra la mujer fueron insuficientes a lo largo de 24 años cuando el Partido Acción Nacional gobernaba la ciudad.

Los datos del INEGI en el año 2011 cuando era aún administración panista señalaban que el 57.7 por ciento de las mujeres unidas o casadas padecía algún tipo de violencia grave; mientras que las viudas, divorciadas o separadas significaban el 56.6 por ciento.

"Yo no digo que los anteriores consejos del Instituto (Municipal de la Mujer) no hayan hecho una buena labor; sin embargo creo que venimos de más de 20 años de una administración panista donde la ideología es conservadora, y por más que se diga que se trabaja en pro de las mujeres yo considero que no se trabajó realmente desde una equidad de género.

"Yo creo que durante muchos años se trabajó bajo la ideología conservadora, de derecha, y la ciudad es demasiado grande y entre la población no es representativa la ideología conservadora por lo que se tiene que trabajar de otra manera".

En cambio, dijo, con la conformación del presente consejo se pensó en cambiar los esquemas de atención.

"Lo primero que cruzó por mi mente cuando me invitaron a formar parte del consejo fue pensar ¿quién va a estar? Y si los ciudadanos que íbamos a estar ahí iban a estar en congruencia con la perspectiva de trabajar en pro de la defensa de las mujeres con perspectiva de género.

"Estamos frente a un momento histórico donde se pueden cambiar los esquemas, la plataforma social que hemos venido pisando en los últimos 24 años, creo que para mí es una gran oportunidad como ciudadana poder aportar mi experiencia en el tema".

Otra de las problemáticas es que el Instituto sólo trabaja con 13 personas, de esas, sólo cinco de ellas están para atender a una población aproximada de 450 mil mujeres.

"Vivimos en un municipio donde en los últimos años se han incrementado los feminicidios y eso habla del caso extremo de violencia que es la muerte; sí es un contexto complicado para la mujer pero también hemos tenido avances".

El año pasado se logró la alianza municipal por una vida libre de violencia hacia la mujer y se planea un centro de justicia para las mujeres, impulsaron a mujeres de colonias como Las Hilamas, Villas de San José y Villas de San Juan en nuevos negocios o actividades económicas.

Es por eso que las metas planeadas para el 2014 son muy altas y que probablemente no se podrán ver reflejadas en un corto tiempo.

"Es un cambio que nosotros como consejo no vamos a ver, este tipo de cambios son estructurales y difícilmente se podrán ver en estos tres años; lo que sí creo es que para que haya un cambio es preciso primero iniciarlo y estoy confiada en que el Consejo que se formó para este instituto cuenta con los expertos en el tema y esto es muy importante.

"No hay nadie al contentillo de la administración y en ese sentido estoy convencida de que el cambio se está realizando".

Habló de que se proponen incluso nuevas estructuras del consejo directivo como la inclusión de áreas muy en específico: de investigación al fenómeno social de la violencia hacia la mujer, un área que hable sobre las políticas públicas y otra sobre la transversalidad para poder tener incidencia en el gobierno.

Al año que se lleva trabajando se inició la construcción de las instalaciones propias del Instituto Municipal de la Mujer y el Consejo está trabajando para obtener más recursos.

"Pero así como crece el lugar también debe crecer la estructura, por eso proponemos la ampliación del personal a otras 16 plazas más; más que el doble actual, pero no sólo agregar personas al trabajo sino que se reforme la manera de trabajar".

También se conformó la comisión de análisis para las propuestas de una nueva estructura orgánica del instituto y la comisión para la armonización del reglamento para el Instituto que desde la década de los noventa permanece igual.

"Estamos trabajando también en el seguimiento del énfasis de género en las políticas públicas del municipio; se ha logrado también una mancuerna con la directora Graciela Nieto y ha habido una vinculación porque todos queremos trabajar hacia un mismo objetivo.

"Ha habido muchas críticas hacia los consejos ciudadanos, de cómo están conformados, pero hablando del consejo que integramos podría decir que no estamos al contentillo de la Administración (Municipal), yo rescato mucho el hecho de que trabajamos en verdad para alcanzar una mejor calidad de vida para las mujeres", concluyó.

DEJANOS TU COMENTARIO
1456374297.png
1321493145.gif
1381429645.jpg
1321493278.png
1321493200.png