OSC´s trabajando


Sonar fuerte y bello en Las Joyas
Por Sergio Farfán, Coordinador de la Orquesta, AUGE A.C.
13/Enero/2017
Los niños, niñas, jóvenes de los que les voy a hablar hoy, habitan en una zona amplia de la ciudad llamada genéricamente Las Joyas. Pero lo que los distingue, frente a otras y otros chicos de su edad, es su pertenencia a una de las orquestas que se han formado en nuestra ciudad: Sonar Las Joyas.
Liliana Irazú Horta Vázquez, vive en Joyas de Castilla y estudia el 6º de primaria: “Mi instrumento es la flauta. Primero se aprende a sacarle sonido a un instrumento, el do re mi fa sol, después te van enseñando por cada instrumento cómo suena cada nota. Tengo un hermano, mi mamá trabaja en préstamos y mi papá de vendedor de casa. Me enteré de las clases de música porque acompañé a mi hermano a otras clases y entonces escuché unos ruidos de violines y me interesó. Estar en esta orquesta significa estar con un grupo que me gusta, porque ellos me dan mucha energía, comprensión de cómo se hace música, porque vamos a los conciertos y me gusta como los sonidos suenan cuando toca toda la orquesta. A mis papás les gusta que tome clases de música, porque tengo atención para algo y a mi me gusta que estoy con mis amigos. Antes no tenía amigos, todos los he hecho aquí. A mi desde niña me encanta la música y no dejaría esto por nada”.
 
La educación musical y la integración de niños y niñas en orquestas ha demostrado ser una herramienta valiosa para dar una formación integral a niños y niñas en tiempos extra escolares. No sólo se desarrolla la sensibilidad artística, sino muchas otras habilidades y valores asociados a este aprendizaje.
Miguel Agustín Pro Ocampo tiene 17 años y habita en la Colonia Sinarquista; va en 3º de Bachillerato: “Me incorporé aquí muy fácil: mi padre vio a otras chicas que iban a clases, en especial a la chica del chelo, y se enteró que las clases eran en Balcones de la Joya. Pues se emocionó y me dijo, – pues tú hijo que andas con la música, éntrale.  Así poco a poco fui experimentando y descubriendo este mundo de la orquesta (...) En Sonar empecé en junio 2016. Actualmente voy de lunes a jueves a clases de solfeo y un poco de práctica con el instrumento, los sábados voy al ensayo general con la orquesta. Yo quiero ser un director de orquesta, pero me falta conocer el mundo de posibilidades de la música.” 
– ¿Cómo ven los jóvenes de tu colonia que haya una orquesta en Las Joyas? Es una oportunidad muy grande para los chicos que van principalmente porque se relacionan con niños y jóvenes de su edad o más grandes y eso los hace pensar; aquí verán los instrumentos musicales que mucha gente no tiene mucha oportunidad de ver un contrabajo en su vida y eso te ilusiona y te alucinas y te dan ganas de ser mejor persona. A los jóvenes que les llame la atención esto, que se vengan y si todavía no saben qué quieren hacer con su vida, este es un buen lugar para conocer esa posibilidad”.
 
La disciplina, el amor por las cosas bien hechas, la búsqueda de la perfección. La capacidad para trabajar en equipo, la tolerancia a la frustración, la apertura a nuevas posibilidades de realización personal, la creatividad, el desarrollo del pensamiento lógico, todas son habilidades y valores asociadas al aprendizaje de la música. Pero además la orquesta se convierte en un espacio de encuentro diferente con otros chicos y chicas, un espacio común que los hermana.
Dayana Sarai Pérez Díaz vive en Balcones de la Joya; entró a los 17 años a la orquesta y hoy tiene 19. “Una amiga se enteró que había clases, me anotó y me dijo: mañana te presentas. Pensé que estaba bromeando pero empecé a ir a clases y los maestros eran buena onda. Cuando entré, empecé con violín y en cuatro meses me cambié a viola y posteriormente llegó la sección de chelos y me cambié a ese instrumento. El chelo es un instrumento fantástico.”
-Antes de la orquesta ¿cuál era tu relación con la música?  “Escuchaba música de rock, metal, rock pesado. Me gustaba Mago de Oz, Gun´s and Roses, Metallica... En si no es mucha la diferencia porque cada autor le pone un poco de su alma, escriben las piezas en sus momentos de molestia, de alegría o tristeza y cuando nosotros los estudiamos tratamos de asimilar el sentimiento y poderlo expresar a nuestro modo”.          
-¿Sigues escuchando música de rock o ahora más la de concierto? “Sigo escuchando rock, pero también es un requerimiento escuchar música clásica, saber de autores, en nuestra clase a veces nos piden investigar la vida de un músico y te avientas horas escuchando las piezas para poderlas comprender, porque no puedes interpretar una pieza si no la asimilas antes. Aparte hay grupos que mezclan la música clásica con la de metal que me gusta. Con la música es como un vicio, te dan una probada y quieres más y más y así hasta que te das cuenta que la mayoría de tu día se te va en puro tocar, en estar investigando cosas de música.”
 
La orquesta representa una alternativa que aleja a los jóvenes de la violencia y de las drogas. Le preguntamos a Dayana:
-A propósito de vicios, actualmente en muchas partes de León no sólo en Las Joyas, los jóvenes tienen acercamiento a las adicciones o la violencia, ¿qué te dicen por estar enviciada con la música? “Mi mamá en lo personal me dice que ya deje la música, o que ensaye menos, porque hay veces que hasta quiero estar seis horas con el instrumento con tal de perfeccionarlo y pues muchos lo ven como aburrido y me dicen “ya supéralo, ya déjalo”; lo que ellos no saben es lo que yo estoy sintiendo, porque hay veces que estoy muy triste y cierta canción me lo recuerda y siento que de este modo yo puedo esta sacándolo y eso es fascinante para mi. Mientras que otros lo toman a mal, por ejemplo cuando paso, por mi casa hay muchos cholos y me dicen “ah!, tócame una canción” y a ti como músico te molesta que no le den valor a lo que estás haciendo y que te critiquen de este modo. A veces hay personas que me dicen “¿y no te aburres de hacer música?”  pero ellos no se dan cuenta de la fascinación y de las emociones que te da estar en esto (...) si no estuviera en la música a lo mejor me habría deprimido mucho, porque tenía problemas en mi familia y no suelo socializar mucho, pero en la orquesta encontré una familia. Yo agradezco la oportunidad que se me dio tan fácilmente de entrar a la orquesta, por que si no, estaría muy molesta con la vida. A mi me gustaría ser músico profesional, titularme y poder ser maestra de música y especializarme en el chelo y quizá después llegar a ser como mis maestros. Por eso me gustaría estudiar música, para poder ayudar como me están ayudando a mi.”
Informes de la orquesta SONAR Las Joyas al Tel: 477 6728140 o correo farfan@augeac.org  / www.facebook.com/sonarjoyas. Las clases inician la segunda semana de enero.
DEJANOS TU COMENTARIO
1456374297.png
1321493145.gif
1381429645.jpg
1321493278.png
1321493200.png